La Junta adjudica la consolidación del Palacio de Enrique IV a Lorquimur SL
El monumento quedará abierto al público tras las obras, según anuncia Javier López-Escobar, y en su interior se instalarán diversos paneles explicativos del inmueble
La Consejería de Cultura de la Junta de Castilla y León ha adjudicado el proyecto de “Consolidación y puesta en valor de los restos del Palacio de Enrique IV” a ‘Lorquimur S.L.’, con domicilio en la localidad murciana de Lorca, por un importe de 412.609,19 euros. La cuantía final será sufragada, en un 80%, por fondos FEDER, mientras que la Consejería de Cultura y Turismo abonará el 20% restante.
La empresa deberá formalizar el contrato dentro del plazo de quince días hábiles siguientes a aquel en que reciba la notificación de la adjudicación, que ayer ya aparecía en la página web de la Junta. De entre las nueve empresas que presentaron ofertas, ‘Lorquimur S.L.’ obtuvo la mayor puntuación final (17,50), de acuerdo a los criterios de adjudicación establecidos en el ‘Pliego de Claúsulas Administrativas Particulares’. Ahora, la sociedad limitada murciana cuenta con un plazo de seis meses para la ejecución de las obras, por lo que si se cumplen las previsiones estarán culminadas el próximo verano.
El proceso de licitación comenzó el pasado mes de septiembre, cuando el Consejo de Gobierno de la Junta aprobó una inversión cercana a los 450.000 euros para dichas obras, cuya finalidad es la de conservar los restos existentes del popularmente conocido en Segovia como Palacio de la Reina Doña Juana. La Administración Regional ya llevó a cabo obras en el inmueble cuando lo ocupó, en 2006, para evitar su ruina total. En esa fecha se apuntaló su interior y se colocaron estabilizadores en la fachada. Aunque la pretensión inicial de la Junta era la de utilizar el Palacio de Enrique IV para la ampliación del Museo Esteban Vicente, la paralización de este proyecto ha acelerado el avance del deterioro en la edificación.
En la actualidad, presenta deterioro de los paramentos exteriores e interiores por la acción de los agentes atmosféricos, debido a la falta de protecciones. Además, las coronaciones de los muros y las alfarjías están gravemente dañadas; el patio del edificio se encuentra lleno de vegetación y falta una evacuación de las aguas pluviales. Por si era poco, el andamiaje exterior ocupa la vía pública, impidiendo el tránsito adecuado por la misma y la visión del monumento.
Tal situación ha derivado en reiteradas peticiones a la Junta para que restaurara el inmueble, como la solicitud realizada en abril de 2013 por el Ayuntamiento de Segovia, con el apoyo los tres grupos de la corporación (PSOE, PP e IU).
Las actuaciones ahora previstas están encaminadas a detener el proceso de ruina del Palacio de Enrique IV, garantizar la estabilidad de los restos y recuperar el tránsito de peatones por las vías públicas actualmente ocupadas por los contrapesos de los estabilizadores.
Según ha revelado el delegado territorial de la Junta en Segovia, Javier López-Escobar, la puesta en valor del edificio que pretende la Admnistración Regional convertirá al Palacio de Enrique IV en un monumento visitable. “La idea inicial —manifestó López-Escobar— es que la puerta principal quede abierta, para que los ciudadanos pueda acceder a su interior, en donde se instalarán diversos paneles informativos”.
Sobre el futuro uso del Palacio de Enrique IV, López-Escobar se mostró partidario de “abrir las miras”, en el sentido de “no obcecarse en un proyecto concreto”, en velada referencia a la ampliación del Museo Esteban Vicente. En esa misma línea, dijo que podría servir para ese fin “o para cualquier otra actividad cultural que pudiera tener cabida en ese entorno”.
Las actuaciones concretas serán la eliminación del sistema de estabilizadores, así como de los sistemas de protección de chapa existentes; implantación de un nuevo sistema de cubiertas que proteja los muros y alfarjías del monumento; refuerzo de la estructura actual de alfarjías y muros, mediante un nuevo sistema de madera laminada y policarbonato; reposición de los apuntalamientos existentes en alfarjías y muros; limpieza de fachadas; y protección de los huecos existentes.
Fuente: El Adelantado
Ver noticia original
Subir