Adjudican las obras para reconstruir otros 250 metros de la muralla
Los trabajos se centrarán en el lado noreste de la fortaleza con el fin de consolidar varios de los paños más dañados
El proyecto para reconstruir un tramo de 250 metros de la muralla del Castillo, en la zona que resultó más dañada por los terremotos, se acaba de adjudicar a la empresa lorquina Lorquimur por el Instituto del Patrimonio Cultural de España, que es quien financia esas obras, dentro del plan general para que la fortaleza, que es monumento nacional, recobre su mejor aspecto y se reparen los daños.
Aunque en estos momentos no se ha fijado la fecha para el inicio de los trabajos, éstos se pondrán en marcha en pocas semanas ya que, antes de finalizar el año, la empresa adjudicataria tiene que presentar certificaciones de obras por valor de unos 40.000 euros. El resto del presupuesto, que a la hora de la convocatoria estaba fijado en torno al medio millón de euros, se irá pagando a los largo de 2014, que es lo que se calcula tardarán en realizarse las obras proyectadas.
El tramo en que se va a actuar es de 250 metros, donde se produjo un deslizamiento rocoso que arrastró parte de la muralla y dejó en estado más precario de lo que ya estaban los restos de las estructuras fortificadas. Incluso hay un pequeño tramo de murallas que ha quedado aislado sobre una base fuertemente agrietada, con serio riesgo de vuelco.
El proyecto a ejecutar es del arquitecto Francisco Jurado, que ya dirigió trabajos de rehabilitación tras los sismos en la torre del Espolón y otros lienzos de muralla en el otro extremo de la fortaleza, porque lo que ahora se acometerá esta situado en el lado noreste, cerca del barrio de Santa María enlazando con los tramos restaurados dentro del recinto asignado al Parador.
Jurado también ha diseñado una intervención en la antigua puerta de acceso al Castillo por las cercanías de la ermita de San Clemente, la conocida como la del Refugio. Durante años era la única entrada para los visitantes y el camino por el que llegaba a la alcazaba la patrona, la Virgen de las Huertas, en la festividad de San Clemente, en que era tradición subir a la imagen, el 23 de noviembre.
La puerta del Pescado, en la que finalizará esta reconstrucción, puesta al descubierto con las excavaciones que se realizaron en el parque arqueológico, también será objeto de atención en el proyecto.
Muro de contención
La muralla, además de su importante aspecto estético e histórico, tiene en la actualidad la doble función de actuar como muro de contención del terreno intramuros y como peto de protección para el que pasea por lo que antes sería el camino de ronda.
En la restauración se mantendrá el criterio de utilizar piedra y mortero de cal en los muros, similares a los existentes. Los tramos desaparecidos totalmente se harán con hormigón ciclópeo de cal, en un plano más retrasado, quedando visible y obvio su aspecto totalmente distinto, como obedece a su etapa contemporánea. La mampostería de la muralla que se restaure terminará de un modo irregular, con el objetivo de mantener la sensación de muralla rota.
Fuente: La Verdad
Ver noticia original
Subir