Los azules recuperan el convento de San Francisco
Abre sus puertas el Museo Azul de la Semana Santa, el más grande de la Región, que muestra el patrimonio de interés cultural de la cofradía
«Llegó el azul y se pintó su tiempo. / Trajo su virginal azul la Virgen, / azul María, azul Nuestra Señora./». Con estos versos de Rafael Alberti, presentes en la entrada del Museo Azul de la Semana Santa, Mass, el presidente de la Comunidad Autónoma, Alberto Garre, inauguró el museo de los azules, «el que ya es no solo el más grande de la Región, sino uno de los pocos de nuestro país que cuelgan de sus vitrinas piezas textiles». Y parafraseando a Alberti aseguró: «Dijo el azul un día: Hoy tengo un nuevo nombre. Me llamo azul. Azul del Paso Azul. Azul del Museo Azul de la Semana Santa. Azul del cielo, azul de Lorca».

Sus palabras resonaron entre aplausos en el claustro del antiguo convento de San Francisco. El mismo que, señaló Garre, visitó hace solo unas semanas cuando aún estaba en obras. «Los azules que me acompañaban iban relatando con ilusión cómo sería cada una de las estancias. Entonces, me pareció un sueño». Ese sueño, añadió, es hoy una realidad, «la realidad que estoy convencido hará resurgir el recinto histórico de la ciudad. Que pondrá en el mapa museístico a Lorca, a los azules».

En su recorrido tuvo oportunidad de visitar la sala de la Virgen de los Dolores. «La atmósfera de recogimiento que se respira en ella, lleva al visitante a centrarse únicamente en una pieza, el manto azul de Cayuela». Y dijo entender la «pasión desbordada» que el artista llegó a sentir por la Dolorosa que le llevó a hacer «una de las obras cumbres del bordado lorquino». Los estandartes declarados BIC fueron otro de los altos de su periplo por el Mass. «Para mí ha sido una sorpresa saber cómo un director artístico encontró una solución para que un estandarte le recordara a una madre su hija fallecida, pero sin la pena de verla reflejada una y otra vez al paso de la procesión. El 'Angel Velado' es excepcional», argumentó.

Volteo de campanas

La celebración por la inauguración del Mass se inició bien temprano. Desde primeras horas de la mañana las campanas de la torre de San Francisco voltearon en señal de alegría.

La calle Nogalte y la Cuesta de San Francisco se llenaron de colgaduras y la Agrupación Musical Mater Dolorosa mucho antes del acto de apertura oficial del Museo Azul de la Semana Santa desfiló una y otra vez por las principales calles del recinto histórico de la ciudad. El presidente del Paso Azul, José Antonio Ruiz Sánchez, no podía ocultar su emoción. «El Mass es un sueño hecho realidad. El sueño de los azules. Hoy se escribe uno de los capítulos más importantes de la historia del Paso Azul». El presidente de la Fundación Paso Azul, Andrés Jesús Espinosa Carrasco, destacó la profesionalidad de todos los técnicos que han participado en la obra, destacando de manera especial a Dávila Arquitectos y a Lorquimur.

Joaquina Gil Arcas, presidenta de la Asociación de Nuestra Señora la Virgen de los Dolores, dijo que «debemos felicitarnos los azules, pero también el pueblo de Lorca debe sentirse orgulloso de contar con un museo como el Mass que marcará un antes y un después en la historia de nuestra ciudad». Hoy sábado se celebrará una jornada de puertas abiertas para que los lorquinos y visitantes que lo deseen puedan recorrer todas sus estancias.
Fuente: La Verdad
Ver noticia original
Subir