Comienza la restauración del retablo de la Virgen de los Dolores
La rehabilitación de la pieza del año 1691, muy deteriorada tras los seísmos, se hará bajo el mecenazgo de Lorquimur
ImprimirEnviarRectificar 1 voto2 votos 3 votos4 votos5 votos6 votos Comenta esta noticia |
En Tuenti

Las obras de restauración del patrimonio interior de la iglesia de San Francisco, sede del Paso Azul, siguen avanzando con el inicio de los trabajos de rehabilitación del retablo de la Virgen de los Dolores, situado en una de las naves laterales. La pieza barroca es obra de Manuel Caro y data del año 1691. Consta de dos cuerpos con columnas salomónicas que culminan con una copia del cuadro titulado `Descendimiento` de Rubens. La pintura se atribuye al pintor Camacho Felices.
Los terremotos sacudieron con fuerza este retablo, que sufre daños importantes, ya que la estructura se desprendió de la pared. Aunque en un principio se pensó desmontar la pieza para su rehabilitación fuera de la iglesia, la Dirección General de Cultura desaconsejó su traslado para evitar que sufriera más daños. Finalmente, se montará un andamio que permita realizar las labores de restauración. La empresa lorquina Lorquimur se hará cargo de la actuación y financiará los mismos, en un gesto de solidaridad con la Hermandad de Labradores.
«La actuación consistirá en la limpieza y resanado del pan de oro y policromía que se haya visto afectada tras el terremoto y su valoración es de unos 12.000 euros. Además, se recuperará el emblema de la Virgen colocado en el ático del retablo, y que resultó dañado tras los seísmos», explica la restauradora de Lorquimur, Carmen Aranda.
Una vez realizada la obra, la imagen de la Virgen de los Dolores, titular del Paso Azul, regresará de nuevo a su altar, ya que en la actualidad se encuentra en el altar de San Antonio, en el margen opuesto. La talla de la Dolorosa permanece de forma permanente en su altar hasta los días previos a la Semana Santa, fechas en que se coloca en su trono para presidir las misas del septenario en su honor.
Además de buscar mecenazgo para restaurar algunas de las tallas que se cayeron con los movimientos telúricos, la cofradía continúa con la búsqueda de financiación para poder seguir con la labor de rehabilitación del resto de elementos escultóricos dañados, especialmente el retablo principal.
La iglesia de San Francisco, declarada Monumento Nacional en 1982, fue construida por Bula Papal de Paulo IV en 1595, aunque no se abrió al culto hasta once años después.
Fuente: La Verdad
Ver noticia original
Subir